pixelfacebook
*Publicidad

Cazuela de Gambas al Ajillo

*Publicidad
Hoy tenemos una receta familiar y sencilla a más no poder: Cazuela de Gambas al Ajillo. Es la cazuela de gambas de los bares, que de toda la vida mi madre preparaba en Navidad y la que, siempre que salíamos a picar algo con mi padre, la pedíamos en un bar que la preparaban exquisita.

Nos la traían sobre un plato y quemaba, quemaba mucho y lo primero que sentías era el aroma a gamba y a ajo cocinado, era maravilloso. Yo tan pequeña, sentada entre mi padre y mi madre y disfrutando con ellos de una cena de picoteo como si ya fuera yo muy mayor.

Esperábamos a que se enfriaran lo bastante para no quemarnos y el broche final era mojar pan en ese aceite que estaba delicioso.

Un aperitivo que siempre me ha parecido que quedaba bonito con su cazuela de barro. Y así lo servíamos en casa, en sus cazuelas de barro y el mismo número de gambas para cada uno.

*Publicidad

Podéis hacerlo de dos formas, o en una cazuela grande y luego servir de forma individual o ir haciendo cada cazuela. Mi madre las hacía individuales, una costumbre que a todos nos parecía genial.

Espero que os guste, para mí es un recuerdo entrañable e inolvidable…

Cazuela de Gambas al Ajillo: Vídeoreceta

Cazuela de Gambas al Ajillo

Ingredientes para preparar Cazuela de Gambas al Ajillo

  • 48 gambas blancas crudas de Huelva o arrocera
  • 3 dientes de ajo
  • 60 ml de aceite de oliva
  • 2 guindillas
  • Sal

Cómo preparar Cazuela de Gambas al Ajillo

En la vídeoreceta vais a ver que las hago en sartén y luego presento en barro porque la vitrocerámica rompe el barro. Estoy deseando cambiarla y tener fuego vivo para cocinar, porque hay recetas que tienen su encanto.

Mientras tanto lo haremos así:

Pelaremos las gambas y si tenemos las ganas y el tiempo les retiraremos el hilo negro. Reservaremos.

Pelaremos los ajos y después de retirarles el germen, los partiremos astillados.

En una sartén pondremos el aceite de oliva y llevaremos al fuego, Sofreiremos los ajos y las guindillas,sin que lleguen a dorarse. Este paso es esencial porque si se nos pasan los ajos toda la receta se estropeará, pues aportarán amargor.

Añadiremos las gambas, sazonaremos y cocinaremos todo junto unos minutos hasta que las gambas cambien de color, esa es la señal de que están hechas.

Serviremos en cazuelas de barro y acompañaremos con un rico pan.

 

Gambas al Ajillo

Si te ha gustado esta receta, prueba otro aperitivo de mi madre que siempre triunfa: Sepia a la Plancha

Receta Sepia a la Plancha                                                                             Hasta la próxima receta 😀 

Puedes estar al día de las novedades del blog en mi página de Facebook, Entre 3 Fogones y también en Instagram: inma­_entre3fogones y en Pinterest

                                                                                                 Inma 💖 

*Publicidad

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: