*Publicidad

Cuántas Proteínas tiene el Jamón Ibérico

*Publicidad
5/5 - (2 votos)
Hoy vamos a profundizar en Cuántas Proteínas tiene el Jamón Ibérico y sus beneficiosas propiedades.

Descripción

El jamón ibérico es uno de los alimentos que forman parte de la dieta mediterránea. Este alimento obtenido del cerdo ibérico después de un proceso de curación que sigue pautas ancestrales es una de las mayores delicias culinarias de nuestro país. Forma parte de nuestra alimentación y está presente en todo tipo de bares y restaurantes de toda la geografía nacional.

El consumo de jamón ibérico, frente a lo que se pueda creer, resulta beneficioso para la salud por su interesante aporte de nutrientes. Dentro de una dieta equilibrada y variada, el jamón ibérico puede ser un alimento imprescindible.

Cuántas Proteínas tiene el Jamón Ibérico

Dentro de la gran variedad de nutrientes que aporta el consumo de jamón ibérico al organismo, las proteínas juegan un papel muy importante. El aporte proteico del jamón ibérico es importante y, junto al resto de propiedades, constituye un alimento saludable que debe formar parte de la dieta de personas de todas las edades.

*Publicidad

La importancia de las proteínas del jamón

El aporte de proteínas al organismo es fundamental para el correcto funcionamiento del mismo. Es uno de los nutrientes más valorados y valiosos dentro de cualquier dieta alimentaria por multitud de motivos diferentes. Las proteínas son imprescindibles para la formación de tejidos como los músculos, pero también para la formación y conservación de los huesos del cuerpo.

Las proteínas están presentes en las reacciones metabólicas del organismo y son esenciales en las respuestas del sistema inmune frente a todo tipo de agentes perjudiciales para la salud. No podemos obviar que las proteínas son, además, una importante fuente de energía, algo fundamental para nuestro día a día.

Cuando buscamos introducir en nuestra dieta un mayor aporte de proteínas hay que buscar aquellos alimentos que sean ricos en ellas y uno de los más importantes es, sin duda, el jamón ibérico. El jamón ibérico destaca porque aporta al organismo proteínas de un alto valor biológico, es decir, son proteínas que tienen un mayor número de aminoácidos que aportan a las estructuras del cuerpo humano.

Se trata de una carne de cerdo que ha pasado por un proceso de curación superior frente a otro tipo de embutidos o jamones, así que los jamones ibéricos son los únicos que tienen proteínas y nutrientes de alta calidad con gran concentración de aminoácidos para el organismo. Por tanto, son unas proteínas de mayor calidad que aportan más beneficios que otras al organismo.

¿Cuántas proteínas contiene el jamón ibérico?

Si por algo destaca el contenido nutricional del jamón ibérico es por su elevado aporte en proteínas. Al analizar el jamón ibérico desde el punto de vista nutricional es fácil comprobar cómo las proteínas son muy abundantes si comparamos su cantidad con otras fuentes nutricionales alternativas.

Según el consenso de diferentes estudios que en los últimos años se han hecho al respecto, por cada 100 gramos de jamón ibérico tenemos un valor medio de 30,5 gramos de proteínas. Como se puede apreciar, casi un tercio de su composición son proteínas de alta calidad que aportamos a nuestro organismo con su ingesta.

Los nutricionistas recomiendan que el cuerpo humano debe disponer de una media de aporte de proteínas diarias de unos 60 gramos. Por tanto, con el consumo de jamón de forma más o menos frecuente en nuestra dieta, vamos a conseguir este objetivo de aporte proteico sin necesidad de consumir otros alimentos que aportan proteínas, pero también un mayor aporte de grasas y otros nutrientes no beneficiosos para la salud del organismo humano.

Si a la elevada cantidad de proteínas que aporta el jamón ibérico al organismo le sumamos que son proteínas de un alto valor biológico con un importante aporte de aminoácidos estamos en condiciones de afirmar que comer jamón ibérico es uno de los mejores hábitos que podemos introducir en nuestra dieta para aportar las proteínas que necesita nuestro organismo.

¿Qué aporta el jamón ibérico además de proteínas?

Las proteínas es lo que hace que el jamón ibérico sea un producto muy interesante desde el punto de vista nutricional. Pero no es el único aspecto que debemos valorar con su ingesta, pues el jamón ibérico también aporta al organismo una serie de nutrientes adicionales que son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo y del sistema inmune en general.

Además de su contenido en proteínas, en el jamón ibérico podemos encontrar nutrientes como los siguientes:

Vitaminas del grupo B

El jamón ibérico destaca por su importante aporte al organismo de vitaminas del grupo B. Destaca especialmente su elevado contenido en vitamina B1, una de las vitaminas esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano, sobre todo en periodos de lactancia en las mujeres o en periodos de convalecencia. También es esencial para superar episodios de ansiedad o de estrés. Además de la vitamina B1, el jamón ibérico también aporta cantidades significativas de vitaminas B2 y B6.

Calcio

El calcio es uno de los minerales más presentes en el análisis nutricional de cualquier jamón ibérico. Es un nutriente esencial para mejorar la salud de los huesos y favorecer su conservación con el paso de los años. Es, además, muy recomendado para prevenir enfermedades degenerativas como la osteoporosis. Por tanto, el consumo de jamón es esencial en niños para su correcto desarrollo y en personas en edad adulta que desean que sus huesos estén más fuertes.

Hierro

El hierro es otro de los minerales presentes en el jamón ibérico. Se estima que por cada 100 gramos de jamón ibérico que consumimos estamos aportando al organismo casi un 20 % de la cantidad diaria que se recomienda ingerir a un adulto. Por tanto, el consumo de jamón está altamente recomendado a personas con estados de anemia que necesitan aumentar sus defensas. Además, el hierro que aporta el jamón es un hierro que resulta muy fácil de absorber al organismo, a diferencia del hierro que podemos ingerir con otros alimentos como los de origen vegetal.

Otros minerales

El consumo de jamón ibérico nos aporta, además, otros minerales que son esenciales para el organismo humano. Hablamos de minerales como el zinc, el fósforo o el potasio, esenciales para la vista, para el sistema inmune o para las articulaciones del cuerpo.

Grasas mono y poliinsaturadas

Con el consumo de jamón ibérico muchos piensan que están introduciendo en su organismo una elevada cantidad de grasas que son nocivas para la salud y que aumentan el colesterol. Lo cierto es que las grasas que aporta el jamón al organismo son, en su gran mayoría, grasas mono y poliinsaturadas. Es un tipo de grasa con un alto contenido en ácido oleico que cuenta con propiedades cardiosaludables, puesto que favorecen la producción de HDL (colesterol bueno) y reducen la producción de LDL (colesterol malo).

Sin hidratos de carbono

Hay algo que diferencia al jamón ibérico de la gran mayoría de alimentos que encontramos en el mercado y es que no aporta ningún hidrato de carbono al organismo. Es algo que valoran muchos consumidores que siguen algún tipo de dieta o estilo de vida concreto en el que el consumo de hidratos de carbono se desea ver reducido. Por tanto, el jamón ibérico es un producto que se puede incorporar a la perfección en este tipo de dietas.

¿Qué ocurre con el contenido en sal?

Aunque el jamón ibérico destaca por su aporte en nutrientes beneficiosos para la salud como acabamos de ver, también hay que destacar que existe un ingrediente que forma parte de su proceso de curación y que ingerimos cuando comemos jamón, como es la sal. La sal puede formar parte de la dieta de cualquier persona, pero siempre que esta dieta sea sana y equilibrada. Por tanto, se recomienda un consumo moderado de jamón para evitar que una ingesta abundante dispare los niveles de sodio en sangre en personas con ciertas patologías.

Proteínas y tipos de jamones

El consumo de jamón aporta al organismo, como ya hemos visto, una importante cantidad de proteínas de gran calidad. Es algo que muy pocos alimentos pueden conseguir y por ello el jamón es uno de los alimentos presente en cualquier tipo de dieta saludable. Pero, además, es algo que se mantiene en los diferentes tipos de jamones que encontramos en el mercado.

En función de la raza del cerdo o en función de la alimentación que reciben los animales vamos a encontrar diferentes tipos de jamones en el mercado. Es un producto cárnico y, como tal, existen diferentes niveles de calidad a tener en cuenta. ¿Afecta esto al contenido en proteínas? Lo cierto es que numerosos estudios han encontrado que las diferencias son mínimas.

Sea cual sea la variedad de jamón que ingiramos en nuestra dieta, la cantidad de proteínas que aportamos al organismo es muy similar. Las variaciones entre unas variedades de jamón y otras son muy pequeñas y poco significativas, aunque sí encontramos cambios en la calidad de las mismas. Y es que la alimentación del cerdo influye en la calidad de las proteínas que se forman en su carne.

No es lo mismo las proteínas que se forman en el jamón de un cerdo que se ha alimentado únicamente de bellotas en la dehesa que las proteínas del jamón de un cerdo que se ha alimentado toda su vida a través de piensos artificiales. Por tanto, es un factor que debemos tener en cuenta si buscamos proteínas de una mayor o menor calidad aunque en cantidad la cifra sea muy similar.

¿Qué tipos de jamones podemos encontrar?

En el mercado existen diferentes tipos de jamones que los consumidores pueden encontrar cuando van a comprar un jamón. En muchos casos los consumidores desconocen cuáles son las diferencias entre los distintos tipos de jamones, tambien existen jamones de diferentes calidades, aunque el jamon ibérico es el mas famoso, debes conocer la raza y la curación de este, por ejemplo en España, este es el mejor, (el jamón iberíco) cuyo aporte de nutrientes puede variar dependiendo de la zona de la pieza,  así que si estás pensando en comprar un jamón para introducir este alimento tan exquisito a tu dieta debes tener en cuenta la existencia de los siguientes tipos:

Jamón blanco curado

El jamón blanco curado es el jamón que procede de cerdos de capa blanca, es decir, no de raza ibérica, que han sido alimentados durante su vida únicamente con piensos conformados en su mayoría por cereales. Dentro de los jamones blancos curados encontramos el jamón serrano, que es un tipo de jamón que se encuentra registrado como Especialidad Tradicional Garantizada (ETG) que exige una serie de condiciones que los productores deben cumplir para obtener esta certificación.

Jamón ibérico

El jamón ibérico es aquel jamón que se obtiene de razas de cerdo ibéricas. En función de la alimentación o de la mezcla de razas existen diferentes formas de clasificar el jamón ibérico. Por ejemplo, podemos diferenciar entre jamón ibérico puro y jamón ibérico. El jamón ibérico puro es el que se obtiene de cerdos de raza ibérica al 100 %, mientras que el jamón ibérico recibe esta consideración si al menos el 50 % de la genética del cerdo es de raza porcina ibérica.

Si tenemos en cuenta otros factores, como la alimentación o el manejo de los cerdos ibéricos, los jamones ibéricos también se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Jamón ibérico de bellota: es el jamón que procede de cerdos que se han alimentado a lo largo de toda su vida de bellotas, hierbas y otros recursos que los cerdos encuentran de forma natural en la dehesa sin ningún tipo de aporte suplementario con piensos.
  • Jamón ibérico de cebo de campo: es el tipo de jamón en el que el cerdo se ha alimentado a lo largo de su vida tanto de recursos naturales de la dehesa, como las bellotas, como con piensos elaborados con cereales y leguminosas. Por tanto, es el tipo de jamón de cerdos de raza ibérica cuya alimentación ha sido mixta.
  • Jamón ibérico de cebo: es el tipo de jamón obtenido de cerdos de raza ibérica que han sido únicamente alimentados a lo largo de su vida con piensos, además de que su manejo se ha realizado solo en sistemas de explotación intensiva y no en explotaciones extensivas como la dehesa.
Como se puede apreciar, el aporte de proteínas del jamón ibérico permite su introducción en la dieta de forma regular y con un consumo moderado podemos beneficiar a nuestro organismo con otros muchos nutrientes adicionales.

 

                                                                             Hasta la próxima receta 😀 

Puedes estar al día de las novedades del blog en mi página de Facebook, Entre 3 Fogones y también en Instagram: inma­_entre3fogones y en Pinterest

                                                                                                 Inma 💖 

*Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: