Bizcocho de chocolate con crocanti de almendras

Esta es mi primera receta después de cumplir una de mis grandes sueños: ser maestra. Nadie dijo fácil, pero nadie dijo sola, así que desde aquí agradezco a todas las personas que han creído en mí, que me han cuidado tanto y que han ayudado a que este sueño tomara forma y llegara a cumplirse.

Para celebrarlo el casa, al día siguiente de la presentación de mi trabajo fin de carrera, me puse manos a la obra bien temprano. Les hice Ñoquis para comer, que es uno de los platos que más gustan en casa, pero había que poner un buen toque dulce a todo este camino.

Os propongo dos opciones más con este bizcocho, porque las medidas de los ingredientes básicos son las mismas.

Otra posibilidad es la adaptación que yo hice de ese bizcocho , tuneado y sin gluten.

Así que vamos con la receta, que os aseguro que os va a encantar…

Ingredientes para un gran bizcocho:

  • 1/2 k de harina de maíz (puede ser trigo también).
  • 25 gr de levadura en polvo.
  • 1/2 k de azúcar.
  • 6 huevos.
  • 2 yogures de cabra (250 gr).
  • 2 tabletas de chocolate con leche especial postres (puede ser chocolate blanco o negro, al gusto).
  • 200 ml de aceite de oliva suave.
  • 3 cucharadas soperas de Vainilla líquida (opcional).
  • 125 gr de crocanti de almendras (lo venden ya preparado).

Pasos:

Lo pirmero de todo es batir huevos con azúcar. A esta mezcla le vamos a añadir el aceite, la vainilla y la harina. En un cazo a fuego muy suave fundiremos el chocolate (yo no soy partidaria de microondas). Tengo que deciros que con estas medidas, la mezcla no cabe en la Thermomix, así que en esta ocasión presicindimos de ella.

Cuando esté fundido el chocolate, dejamos que se enfríe unos 10 minutos. Mientras, untamos el molde con aceite o mantequilla y un poco de harina y reservamos. También ponemos el horno a calentar a 180 grados.

Añadimos el chocolate a la mezcla, la levadura y ya sin batir, añadimos las almendras y removemos con cuchara.

Volcamos la masa en el molde y ya en el horno bajamos la temperatura a 150 grados y en una horita ya lo tenemos listo.

Este bizcocho irá unido siempre al principio de una celebración que jamás olvidaré…

Hasta pronto.

Hasta pronto, ¡Un abrazo!

Si te gusta la gastronomía y disfrutas cocinando, te invito a que me sigas en mi página de facebook y la red social que más te guste. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *